• Somos lo que comemos

    Somos lo que comemos

    El estado natural del cuerpo es la salud, pero muchas veces una dieta incorrecta puede ser la causa principal de muchas enfermedades

    Adoptar nuevos hábitos de alimentación permite al organismo armonizar desequilibrios que no son solamente del cuerpo, sino también de la mente y del espíritu. Se sabe que los alimentos influyen de manera positiva o negativa sobre el estado psicológico. Por ejemplo, saber cuáles son los que elevan la producción de serotonina es una técnica muy eficaz para combatir altibajos anímicos.

    Es importante considerar que, sobre todo en épocas en que la vida se vive a un ritmo acelerado, muchas preocupaciones o emociones negativas se calman dándole al cuerpo una sobredosis de comida. Y esto no es bueno desde ningún punto de vista; en primer lugar porque se olvida que los alimentos solo se necesitan para proporcionar energía, y en segundo lugar porque la incorporación de sustancias nocivas produce desequilibrios difíciles de sobrellevar.

    Los altos niveles de estrés generados por situaciones límites o presiones provocan en el individuo una sensación de ansiedad muy fuerte, que lleva a que la persona ingiera azúcar en exceso. Esto se debe a que el estrés consume las reservas que el cerebro tiene de serotonina, un neurotransmisor que está estrechamente relacionado con la sensación de saciedad, calma y bienestar emocional.

    Alimentación y energía

    Cuando la persona siente mucho cansancio, realiza todas sus actividades con dificultad. A pesar de que los alimentos nos proporcionan energía, no todos lo hacen de la misma manera. En este sentido, los hidratos de carbono de absorción rápida (que se encuentran por ejemplo en las golosinas, el azúcar y los productos refinados) liberan la energía dentro del organismo de manera inmediata, consumiéndose rápidamente y volviendo a la situación anterior.

    En cambio existe otro grupo de alimentos, que, al ingresar al organismo, liberan la energía de manera paulatina, por lo que esta puede ser aprovechada en las diversas actividades a lo largo de todo el día. Son conocidos como carbohidratos de absorción lenta, no solo benefician el rendimiento sino que ejercen una notable influencia sobre los neurotransmisores, por lo que estimulan un estado de ánimo positivo.

    Los neurotransmisores que se encargan de mantener el equilibrio emocional son controlados y sintetizados por distintos mecanismos internos. No obstante, el consumo de determinados alimentos influye sobre esas sustancias químicas de manera positiva o negativa, dependiendo de lo que se ingiera. Se da el caso que las proteínas favorecen la producción de dopamina, un neurotransmisor relacionado con la capacidad de mantenerse activo y con buen humor.

    Leave a reply →

Leave a reply

You must be logged in to post a comment.

Photostream