• Estudio: Los medicamentos para el reflujo podrían causar demencia

    Estudio: Los medicamentos para el reflujo podrían causar demencia

    La revista JAMA Neurology público un estudio que establece una asociación estadística y no un vínculo casual; entre la demencia y los llamados inhibidores de la bomba de protones –IBP- un término que quizás es poco conocido

     

    Seguramente sí deben estar familiarizados con algunos de los medicamentos que responden a esta fórmula, que se encuentran disponibles en las farmacias, como omeprazol, pantoprazol, lansoprazol, esomeprazol o nexium; que son los más conocidos de sus nombres comerciales.

    “Nuestro estudio sólo puede ofrecer una asociación estadística entre el uso de inhibidores de la bomba de protones y el riesgo de demencia”, dijo Britta Haenisch, una de las autoras del estudio realizado en el Centro Alemán para las Enfermedades Neurodegenerativas. La investigación abarco las historias médicas de un total de 73.697 pacientes mayores de 75 años, a lo largo de 8 años (entre los años 2004 y 2011). Lo sorprendente fue que al inicio de la investigación, ninguno de los pacientes tenía un diagnóstico de demencia y 8 años después, 29.510 personas se habían diagnosticado con demencia.

    Al ser aplicados métodos de análisis estadístico, se determino que aquellos pacientes que usaban los inhibidores de la bomba de protones, de una manera cotidiana y regular, tenían hasta un 44% más de riesgo de demencia, que los pacientes que no recibían tratamiento con este tipo de medicamentos.

    “Para evaluar y establecer relaciones causa-efecto directa entre el uso de IBP y la incidencia de demencia son necesarios estudios clínicos aleatorizados y prospectivos”, enfatiza la Dra. Haenisch.

    Estudios previos habían determinado que el lansoprazol y otros fármacos IBP aumentaban la producción de beta amiloide en algunos animales. La acumulación de la proteína beta amiloidea es uno de los principales signos del Mal  de Alzheimer en el cerebro. El Servicio Nacional de Salud Británico, NHS, en su portal de internet, al parecer no está muy de acuerdo y señala que es muy importante comprender las limitaciones del estudio alemán y alertan diciendo lo siguiente: “El estudio no prueba que el aumento en el riesgo de demencia sea debido a los IBP, el estudio no pudo probar esto ya que hay otras posibles explicaciones” y agregan:

    “Por otra parte, los dos grupos comparados no eran similares. Aquellos que tomaban IBP tenían una salud peor y una probabilidad mayor de consumir otros medicamentos que han sido vinculados a mayores riesgos de demencia. Un siguiente paso sería realizar una investigación con dos grupos más comparables” (…) “Por ello no es recomendable que los pacientes dejen de tomar IBP, si un médico los ha recetado, antes de consultar al especialista. Los síntomas podrían retornar repentinamente”

    Por otro lado, un estudio reciente de  la Escuela de Medicina Bloomberg de la Universidad John Hopkins en Maryland, Estados Unidos, apunta un posible vínculo entre los llamados IBP y el riesgo a contraer una enfermedad renal crónica. Anteriormente se establecieron asociaciones entre el medicamento y las fracturas de huesos, y a algunas infecciones muy difíciles de combatir como la que causa la bacteria Clostridium Difficile.

    Lo preocupante de este nuevo estudio, es el gran número de personas que utilizan estos fármacos: 15 millones de personas solo en los Estados Unidos. Y son de venta libre en muchísimos países.

    Leave a reply →

Leave a reply

You must be logged in to post a comment.

Photostream