• Devolverle la sonrisa a un niño

    Devolverle la sonrisa a un niño

    En el oeste de África: Níger, Nigeria y Burkina Faso, y también en la India, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 100.000 niños se afectan cada año de una enfermedad llamada “Noma”, que les deforma el rostro de una manera brutal

     

    En Europa los últimos casos registrados se observaron en niños que vivieron en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Es una enfermedad de las que no pensábamos pudiera existir en pleno siglo XXI. Este mal solo aparece en la miseria y afecta mayormente a los niños menores de 10 años que están malnutridos y sufren de falta de higiene bucodental.

    El Profesor Narcisse Zwetyenga, fue jefe de servicio de cirugía maxilofacial y plástica del Centro Hospitalario Universitario de Dijon, Francia,  y su mano derecha es el doctor Ángel Emparanza, que viene desde San Sebastián, España, donde dirige una clínica maxilofacial. Esta misión humanitaria que intenta devolverle la sonrisa a miles de niños africanos, está organizada por la ONG francesa La Chaine de l’Espoir. El ritmo de las consultas es casi imposible de creer: en 2 horas pasan por el consultorio 41 pacientes.

    “El noma afecta a los más pobres de los pobres. De origen multibacteriano debuta habitualmente como una pequeña herida en la boca. Seguidamente está herida se gangrena y se propaga en menos de 10 días devorando la piel, los huesos y los músculos de la cara”, comenta con un dejo de impotencia el Dr. Emparanza.  Cuando estos niños no son tratados por un médico, pueden morir de septicemia de una manera muy rápida, con una tasa de mortalidad de 80 al 90 %. Cuando la enfermedad es tratada se cura con 10 días de antibióticos y  enjuagues bucales diarios, que la detiene eficazmente y le devuelven la salud al niño afectado.

    En Burkina Faso la medicina en general es privada y paga y, por lo tanto, inaccesible para los pobres, es decir inaccesible para gran parte de la población; este país, con un PIB por persona de 710 dólares al año, es uno de los más pobres del mundo y ocupa el lugar 165 de 184, según el Banco Mundial.

    Los supervivientes usualmente quedan desfigurados de por vida. “Incluso para un médico las secuelas del Noma son impresionantes. Estamos más o menos acostumbrados a ver pérdidas de tejido o deformidades, pero ver secuelas de una infección que llega a producir semejantes destrozos… esto es muy impactante”, comenta impresionado el Dr. Emparanza, quien comenzó las intervenciones de cirugía reconstructora en las víctimas de  Noma con el Profesor Zwetyenga a principios de los años 2000 en Costa de Marfil, Etiopía, Nigeria y  Burkina Faso. “Se aprecia en la expresión de estas personas desfiguradas por el Noma, una gran tristeza interior, como si no hubieran tenido nunca la posibilidad o las ganas de sonreír, concluye este ángel reparador.

    Cosas como esta te hacen agradecer lo que tienes.

    Leave a reply →

Leave a reply

You must be logged in to post a comment.

Photostream