• Analgésicos comunes podrían ayudar a prevenir un tipo frecuente de cáncer de piel

    Analgésicos comunes podrían ayudar a prevenir un tipo frecuente de cáncer de piel

    La aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides por vía oral puede reducir el riesgo de carcinoma de células escamosas, una revisión de estudios ha apuntado sin llegar a ser concluyente

    aspirinacontracancer

    El carcinoma de células escamosas, causada por la exposición a la luz ultravioleta durante toda la vida, es la segunda forma más común de cáncer de piel (después del carcinoma de células basales). Si se detecta a tiempo, es casi siempre curable; si no se trata puede causar desfiguración o podría llegar a ser mortal. Un AINE tópico, diclofenac (conocido con la marca Voltaren, Ibuprofeno, Advil, Motrin, Cataflan, etc), se utiliza para tratar la queratosis actínica, un tipo de lesión que puede convertirse en cáncer de piel si no se trata. El cáncer piel de células escamosas normalmente se provoca por la exposición al sol.

    Se diagnostica un cáncer de piel o de células escamosas o de células basales a aproximadamente 2.2 millones de estadounidenses cada año, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society). Se cree que aproximadamente el 20 por ciento de los cánceres de piel son de células escamosas.

    Los investigadores creen que el cáncer de piel de células escamosas normalmente no es peligroso a menos que no se trate y se propague (que haga una «metástasis»). «Rara vez se produce una metástasis, aunque se ha reportado», dijo Dr. Joshua Zeichner, director de investigación cosmética y clínica en el Hospital Mount Sinai de la ciudad de Nueva York, que no participó en el estudio.

    Los cánceres normalmente aparecen en partes del cuerpo que se han expuesto al sol, y a menudo se extirpan con facilidad. Rara vez provocan la muerte.

    Los investigadores, escribieron su estudio en la revista Journal of Investigative DermatologyPara realizar el estudio, publicado el 18 de diciembre, los investigadores combinaron los resultados de nueve estudios existentes. Determinaron que el uso de este tipo de medicamentos (excepto la aspirina) podría reducir el riesgo de cáncer de piel de células escamosas en un 15 por ciento, según Olsen.

    «El análisis también sugirió una asociación entre un menor riesgo de cáncer de células escamosas y tomar aspirinas», dijo Olsen, «pero este hallazgo no fue estadísticamente significativo».

    La asociación entre los analgésicos y un riesgo menor de cáncer de células escamosas era más pronunciada en las personas con posibles bultos precancerosos (queratosis actínica) o antecedentes de cáncer de piel. Pero la asociación observada en el estudio no prueba causalidad.

    Los investigadores creen que los analgésicos podrían reducir el riesgo de cáncer de piel al alterar la actividad de las proteínas que contribuyen al crecimiento y el desarrollo de los tumores, dijo Olsen. Sin embargo, añadió que se necesitan más investigaciones sobre cuestiones como, por ejemplo, la dosis apropiada, antes de poder hacer recomendaciones.

    “No le recomendaría a nadie que tomara AINE para reducir su riesgo de desarrollar cáncer de piel sobre la base de esta investigación. Hay demasiadas fallas en este estudio para que los hallazgos puedan ser concluyentes. Por ejemplo, no se registraron todos los casos de cáncer de piel en la población del estudio; se estima que solo el 60 por ciento de las personas diagnosticadas con cáncer de piel fueron incluidas en el estudio. En segundo lugar, solo se evaluó el uso de AINE de venta con receta. Esto excluye a un número potencialmente grande de personas que pudieran haber adquirido AINE sin receta. Por último, los resultados no analizan datos sobre la exposición al sol, el tipo de piel o factores relacionados con el estilo de vida, los cuales, indudablemente, influyen en los hallazgos.

    «Estos datos son preliminares», dijo el co-autor, Catherine M. Olsen, investigador del Instituto de Investigación Médica Berghofer QIMR en Brisbane, Australia. «Tiene que haber ensayos clínicos para ver si estos medicamentos son útiles». Por ahora, dijo, «la mejor manera de prevenir el cáncer de piel es reducir la exposición al sol.»

    “No le recomendaría a nadie que tomara AINE para reducir su riesgo de desarrollar cáncer de piel sobre la base de esta investigación. Hay demasiadas fallas en este estudio para que los hallazgos puedan ser concluyentes. Por ejemplo, no se registraron todos los casos de cáncer de piel en la población del estudio; se estima que solo el 60 por ciento de las personas diagnosticadas con cáncer de piel fueron incluidas en el estudio. En segundo lugar, solo se evaluó el uso de AINE de venta con receta. Esto excluye a un número potencialmente grande de personas que pudieran haber adquirido AINE sin receta. Por último, los resultados no analizan datos sobre la exposición al sol, el tipo de piel o factores relacionados con el estilo de vida, los cuales, indudablemente, influyen en los hallazgos.

    “Cuando usted toma un medicamento, es esencial que conozca los beneficios, y también los posibles riesgos del mismo. Otros estudios sobre los AINE han concluido que, en realidad, pudieran ser perjudiciales para la salud. El uso prolongado de ibuprofeno ha sido asociado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer del riñón, y tomar altas dosis de aspirina puede causar sangrado en el estómago y los intestinos.

    “La principal causa del cáncer de piel es la sobreexposición al sol. Por consiguiente, la mejor forma de reducir su riesgo de desarrollar la enfermedad es tomar precauciones razonables cuando está al sol para evitar quemarse. Para lograrlo, puede usar protector solar con un SPF de 15, como mínimo, permanecer a la sombra, usar ropa adecuada y un sombrero de ala ancha para cubrirse».

    El estudio se realizó en el norte de Dinamarca entre 1991 y 2009. Los investigadores analizaron el uso de los AINE en aproximadamente 20,000 personas diagnosticadas con cáncer de piel, en comparación con casi 180,000 personas de la población general. Se usaron las historias clínicas para identificar a las personas diagnosticadas con cáncer, y una base de datos nacional de medicamentos de venta con receta para determinar cuántos AINE fueron recetados. Los participantes se clasificaron en grupos de personas que tomaban AINE en esos momentos, personas que habían tomado AINE recientemente y personas que habían tomado AINE anteriormente. A continuación, estos grupos se subdividieron en personas que tomaban AINE a largo plazo y a corto plazo, así como en personas que tomaban dosis altas y dosis bajas.

    Datos importantes

    • El carcinoma de células basales suele crecer lentamente, y por lo general no se extiende a otros tejidos. A menudo se presenta como un pequeño bulto de color rojo o rosado, de apariencia cerosa o brillante. Si se deja sin tratar, el carcinoma de células basales se convertirá en una úlcera que penetrará a mayor profundidad en la piel y podrá dañar otras áreas (por ejemplo, los huesos).
    • El carcinoma de células escamosas suele presentarse como un pequeño bulto rosado con escamas, costras o piel dura. El carcinoma de células escamosas puede extenderse a la piel circundante. También puede extenderse a otras áreas del cuerpo, pero esto no es común.
    • El melanoma maligno es un tumor de las células conocidas como melanocitos. Estas son las células que producen un pigmento llamado melanina cuando la piel es expuesta al sol. El melanoma suele presentarse como un lunar o una mancha de color oscuro. El melanoma es el tipo más grave de cáncer de piel, pero puede curarse si se descubre en las primeras etapas.

    Para más información sobre el carcinoma de células escamosas, visite la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

    Fuente: well.blogs.nytimes.com y bupasalud.com
    Leave a reply →

Leave a reply

You must be logged in to post a comment.

Photostream